Salón Recreativo > The Matrix

Treinta Denarios. E2 (Nave) Los trapos sucios

Navegación

(1/5) > >>

Deke:
http://www.youtube.com/v/0x3YO_hmyDU



Coder os despierta en vuestros asientos. El peligro siempre os acompaña en vuestras misiones, pero es inusual que los Agentes os hayan detectado tan tempranamente.

Click todavía está herido y necesita atención médica.

Coder dedica varias horas a copiar el código del disco duro para poder acceder a los archivos en su interior.
Encontrásteis un anillo en la estación que fue utilizado para activar algún tipo de código. Analizando su composición, descubrís que el anillo fue empleado por un testigo para no dejar rastro en las cámaras.

Trabajando con el código conseguís ver al testigo. Es un chico joven vestido con un polo de color rosa, que por algún motivo se puso muy nervioso al ver a los Agentes. Corrió a esconderse en un recodo.
Mientras El Caminante daba esquinazo a los Agentes, el chico fue a darle el encuentro por el otro lado del pasillo rodeando toda la estación. Cuando le encontró no le atacó ni se acercó a él, simplemente se puso a seguirle muy de cerca. Le acompañó hasta la salida de la estación.

Mientras visualizáis el vídeo, os llega una señal de aviso por el comunicador. Proviene de un túnel en otra sección diferente. Es una señal rarísima: la antena que la está emitiendo fue construida por Zion, pero no pertenece a ninguna nave en activo. La persona que está enviando la señal no parece tener conocimiento ninguno de Operación y ha codificado la señal de una forma diferente a la que se usa en las comunicaciones oficiales. A juzgar por lo simple que es el encriptado, es probable que sea un civil o incluso un niño.
Al decodificar la señal, os aparece una gran imagen en vuestro comunicador:
(click to show/hide)SOCORROLa señal ha estado emitiéndose cada 12 horas durante los últimos 4 días.

Pocos minutos más tarde os llega una señal de aviso por el comunicador. Está siendo enviada a todas las naves. La nave de la Comandante Agatha y los suyos está siendo atacada por la máquina de guerra y necesita urgentemente ayuda.

Idunne:
Siento ese calambre tan habitual al desenchufarme y toso. No me encuentro bien, pero no hay tiempo que perder. Con cuidado, me yergo en la camilla y me pongo en pie con un saltito.

- Coder, gracias por todo. Bear, Da Vinci... Ha sido una misión dura. Buen trabajo.

Y la dejo trabajando en el código del vídeo. Mientras, voy al botiquín en busca de unas aspirinas o algo que calme el dolor. Después, busco el anillo y lo estudio junto con el resto de la tripulación.

- Un objeto un tanto extraño, ¿no creéis? - Y esbozo una media sonrisa.

La llamada que nos alerta durante el visionado del vídeo me genera cierta inquietud. ¿Quién es? ¿Quién lo manda? ¿De dónde viene?

Poco tiempo tengo para pensar en ella, y pronto recibimos la petición de ayuda de la Comandante. Me pongo enseguida a intentar establecer contacto con el resto de naves. Especialmente con la de Morfeo y, después, me pongo a los mandos de la nave.

- Coder, vamos para allá. Si por el camino tienes algún momento, trata de descifrar de dónde proviene la otra conexión.

Calabria:
- Capitán, esas heridas necesitarán atención médica o empeorarán. Si me lo permite puedo hacerle unas curas provisionales hasta que lleguemos a Zion.

Pongo en marcha los sistemas de navegación de la nave, y un gran mapa de los túneles se despliega en las pantallas, con un punto luminoso en el centro marcando nuestra posición. Introduzco las coordenadas de la nave de la comandante y otro punto se ilumina.

- El camino más corto atraviesa el túnel 12c, que es muy estrecho. Si damos un pequeño rodeo por el 35 podremos ir más rápido, capitán.

Dejo ambas rutas marcadas en pantalla para que Click se guíe y me acomodo en mi puesto para comenzar a trabajar en aislar y triangular la extraña señal. La rutina es la que me hace recitar las órdenes de costumbre al resto de la tripulación.

-Id encendiendo los cañones y apagad lo que sea innecesario. Los escudos van a necesitar mucha potencia si no queremos que nos destroce una máquina de guerra.

Idunne:
- Te lo agradezco Coder, pero creo que andamos cortos de tiempo. - Sonrío. Sé que en parte es el heroísmo idiota lo que me ha hecho no aceptar las curas, pero también es el deber. Cuanto antes lleguemos, mejor.

- Vamos por el 35 entonces. Escudos al 100 y cañones también. Cocina, Deshechos y Entretenimiento desactivados. Quiero kits de reparación en cada punto clave de la nave. Lo único que quiero activo además de lo esencial de esta nave es la búsqueda de aquella otra señal. Bear, artillería. Da Vinci, Reparaciones. Coder, Nave... - Un dolor me recorre el hombro. Cierro los ojos y hago un esfuerzo por no gritar, pero un gruñido escapa de mi boca. - Coder, Navegación

"Y yo al Timón. Vamos, pequeña. Hoy no me fallas"



khalanos:
-A sus órdenes mi capitán- respondo mientras me preparo para el combate que se aproxima, no sabía por qué pero había algo que no me cuadraba, todo esto no me gustaba lo más mínimo.

Navegación

[0] Índice de Mensajes

[9] Índice del Foro

[#] Página Siguiente

Ir a la versión completa