Salón Recreativo > Vampiro

Vampiro: La mascarada. El ojo de Caín. 5ª noche.

Navegación

(1/16) > >>

Khram Cuervo Errante:
Bien, tras reorganizar la partida, y ver por dónde puedo tirar, podemos continuar. Todo el que manifestó su intención de entrar en la partida o continuar en ella está ahora en la partida. Vamos a obviar la molesta presentación de los nuevos, consideraremos que ya os conocéis.

La situación es la siguiente. Tenéis un pergamino escrito en a saber qué lengua y un libraco que Mem sacó de la UAH.

Ahora la situación está en vuestras manos

Memnoch:
Genial.

¿Dónde estamos? ¿Quiénes estamos? Describe la situación detalladamente.

Khram Cuervo Errante:
Estáis en el sotano de costumbre, con el pergamino extendido sobre una mesa y el libraco al lado. Estáis todos sentados alrededor de la mesa, cada uno en su asiento. De momento nadie se ha atrevido a acercarse ni al legajo ni al libraco. El primero parece demasiado reseco, casi como si fuera a resquebrajarse al primer contacto. El libraco tiene pinta de haber sido impreso por la imprenta del propio Guttemberg.

Memnoch:
¿Y quiénes estamos? Incluyendo cucarachas, ghoules, archidemonios y demás.

Y dime también cómo nos desenvolvimos, si me pasó algo más, etcétera.

Vueltas, vueltas y más vueltas. Angelique no paraba de dar vueltas alrededor de la mesa y de todos los compañeros pensando en lo que querría decir ese maldito texto que tanto había costado conseguir, si bien no para ella al menos sí para el resto de vástagos. Mientras Vincenzo observa la situación hurgándose sin sutilezas ni tonterías la nariz, Jacqueline juguetea con un mechón de su pelo apoyada contra la pared, algo distraída pero seria. Entonces Angelique se detiene unos segundos y se adelanta hacia el libro y el legajo, apoya las manos y dejando caer su peso sobre la mesa, suspira.

- "Y bien, ¿alguien conoce a alguien que nos pueda ayudar? Un archivista, un profesor especialista en antiguas lenguas, algo, joder, parecemos estúpidos mirando el libro como si fuese a aparecer la respuesta a todas nuestras preguntas en la tapa, panda de inútiles -tras un suave golpe de sus manos contra la mesa, Angelique miró a todos los vástagos, esa pandilla de torpes incapaces de solucionar un asunto como se debería, y volvió a sus vueltas alrededor de la mesa. Más vale que empecéis a aportar algo al equipo, no me hace gracia tener que colaborar con Camarillas y encima tener que hacer YO su trabajo, faltaría más, hatajo de patanes, estúpidos gilipollas..."

Y otras lindezas continuó diciendo, casi para sí misma pero en voz alta y cada vez más enfadada. El tono era agresivo y ligeramente nervioso, pues si algo molestaba a Angelique era la incompetencia, y la última noche había podido contemplar más incompetencia de la que pudo tolerar.

Psyro:
Mi conocimiento idiomático no da para tantísimo. Y habrá que tener cuidado con a quién dejamos leer el manuscrito, si es que nadie aquí puede hacer algo con ello. Supongo que no tardarán en echarlo en falta de la facultad y  el círculo de personas que entiendan estos libros debe de ser bastante cerrado. Lo digo por si alguno piensa prestarselo a su colega de la casa de empeños, prenderle fuego a algo, o cualquier cosa por el estilo, que ya nos vamos conociendo.

Navegación

[0] Índice de Mensajes

[9] Índice del Foro

[#] Página Siguiente

Ir a la versión completa