Salón Recreativo > La luz de los dioses

La luz de los dioses. Hilo principal. Normas, historia, rumores...

Navegación

<< < (2/3) > >>

Khram Cuervo Errante:
El borracho se tambaleaba a lo largo de la calle principal. Era la hora que escogía para abandonar la taberna de Derrin e ir a hacer aquello que debía hacer.

Nadie sabía a dónde iba. ¿A quién iba a importarle lo que tuviera que hacer un apestoso borracho? Él seguía tambaleándose hacia cualquier lado, mientras se dirigía, inexorable, hacia su destino. Muchos lo miraban al pasar, como lo habían mirado antes. Y comentaban en voz baja, susurrando, con las comadres que iban al lavadero; o hacían signos para espantar la mala suerte. Su aspecto no auguraba nada de bueno y su caminar, en tanto que errático, lo pintaba peor aún. El cuadro que ofrecía era desolador.

Los que se cruzaban con él en su camino, lo evitaban. La única persona que parecía tenerle en algo de estima era Derrin, el tabernero. Aunque era normal: si se pasaba el día bebiendo y, como decía Derrin, nunca dejaba nada fiado, era para tenerle en alta estima. Y Derrin era persona de fiar, pero un tanto bobalicón a la hora de elegir sus amistades.

Aunque a Horald le pareció que una amistad que puede gastarse tanto dinero en un local cada día hasta que acaba totalmente ebrio, es una amistad de la que había que aprovecharse. Si se podía.

Había fingido un ataque del mal de la mina. Tosiendo como un perro hasta que se le habían salido los pulmones por las narices, había conseguido quedarse en cama aquel día sin que su mujer sospechara nada. Así, cuando Marya salió para ir al río a lavar, Horald esperó un buen rato para dirigirse a la taberna. Vio allí al borracho, tirado sobre una mesa y pidió una cerveza hasta que llegara la hora de salida de aquel hombre.

No tuvo que esperar mucho a que saliera de la posada. Y ahora, mientras iba dando tumbos a un lado y a otro, Horald le seguía a distancia... pero por delante. Tan lento iba el borracho que tenía que adivinar hacia adónde iba a ir. Tras varios cambios de rumbo sin sentido, y muchas correcciones de equilibrio, el hombre que se tambaleaba salió del pueblo, se internó en el bosque y llegó a un claro en el que el río hacía un recodo. Allí, se arrodilló ante un gran árbol.

Prometiéndoselas muy felices, Horald se acercó sigilosamente hacia aquel hombre, blandiendo un gran palo. Lo dejaría tieso y le robaría el dinero. Tendría que ser una buena cantidad para poder dedicarse a beber sin parar día tras día, de eso no le cabía duda. Tomó aire, contuvo la respiración y descargó el golpe sobre la nuca del hombre.

Una cabeza rodó por tierra. No esperaba darle tan fuerte. Limpió la sangre con mucho mimo. Le había costado mucho, y no quería estropearlo. Los restos los arrojaría después a la poza del río, donde nadie los encontraría. Volvió a ponerse de cara al árbol y se arrodilló.

***********
- Mira, ahí vuelve - decía Derrin. - Siempre, a la misma hora, desaparece durante un buen rato. Luego regresa y sigue bebiendo hasta que cae derrotado por el alcohol.

- Pues hoy viene contento. Viene silbando.

Khram Cuervo Errante:
Bores Fudaris - Alcalde y capataz de mina (PNJ)
Derrin, "el gordo" - Dueño de la taberna (PNJ)
¿? - Borracho (PNJ)
Kalistea Saadan - Bibliotecaria sorda, sacerdotisa de Brishna (PNJ)
Mireas Boadwesh - Superiora del convento de Brishna, sacerdotisa (PNJ)
Marcus Cravas - Prior de la abadía de Rugan, sacerdote (PNJ)
Kaleth, "el mediohecho" - enterrador y sepulturero (PNJ)
Marya - ama de casa (PNJ)


Álvea Merallan - alquimista (PJ)
Altair Deschain - shun'karith, paladín de Rugan (PJ)
Asthaar Deschain - shun'karith, paladín de Rugan (PJ)
Aset - sacerdote de Druma (PJ)
Laurent du Volet - maderero mydonita (PJ)
Cormyr Ladan - sacerdote brishnita, hermano registrador (PJ)
Vaqanesh Raamah - sacerdote brishnita (PJ, aún no asignado)
Anthiraash Vesneeth - vorda-shun, sacerdote de Rugan (PJ)
Hotlet Tenit - juglar (PJ)

Ampliaré según vayan saliendo.

Khram Cuervo Errante:
Hola a todos.

Uno de los problemas con que nos vamos a encontrar, es la gestión del tiempo. Como es obvio que todos no podemos estar conectados el mismo tiempo que los demás, y que un día real no da para un día en la partida, voy a tomar el periodo de lunes a viernes como 1 día en Majapiedra. Sábado y domingo se considera la noche, y debéis (o vuestros PJ deben) dormir. Así conseguimos dos cosas:

1.- no eternizar los días, que al final se hace tedioso.
2.- asignar mejor y más rápido la experiencia.

La experiencia, en un principio, dije que la asignaría por día, pero esto se hace corto y difícil de asignar, y acabaríamos teniendo archis por todos lados en un par de semanas, así que voy a asignarla cada dos días de juego (2 semanas), con el siguiente sistema:

Máximo: 4 puntos.
1 punto por interpretación
1 punto por objetivos
1 punto por gestión de trama
1 punto por actividad

Así, es difícil que nadie consiga 1 punto al menos. Los puntos los podéis guardar para ir consiguiendo habilidades más costosas. Además, comprended que los oficios, habilidades mágicas y demás no se consiguen de un día para otro.

Si tenéis alguna sugerencia de mejora, hacedla.

Khram Cuervo Errante:
Sistema monetario de Entrovia:

1 león de oro = 10 lunas de plata
1 luna de plata = 10 bronces
1 bronce = unidad monetaria

Si alguien no sabe aún cuanto dinero tiene encima, que pregunte.

ACLARACIÓN: los tenderos de Majapiedra (el comerciante de maderas y la alquimista) NO tienen límite de gasto, pues se supone que con sus negocios sacan suficiente dinero como para costearse sus vidas. Los que viven en el pueblo NO necesitan alojamiento, PERO SÍ COMIDA. Los que venís de fuera de todas todas, necesitáis ambas cosas.

Khram Cuervo Errante:
He sido bastante laxo con algunas cosas, teniendo en cuenta que hay muchos nuevos y hay que habituarse y tal. Pero hay cosas que ya se salen de lo que viene siendo algo normal.

Así, cada vez que el master considere que se está haciendo metajuego (o bien se está escuchando algo a kilómetros de distancia, o el PJ sufre el síndrome del "ff" para llegar a sitios a velocidad insospechada) el PJ sufrirá algún percance de dimensiones desconocidas. Depende de la gravedad del metajuego, habrá una consecuencia u otra.

No quiero cargarme ningún PJ, pero las faltas más graves (usar cosas que el jugador sabe pero no el personaje, como es una conversación pública que no podía oir desde el sitio en el que se encontraba) llevarán consecuencias como la pérdida de puntos de vida, la pérdida de habilidades o la pérdida de puntos de experiencia, dependiendo de como afecte a la partida. Si afecta demasiado, ese PJ pasará a engrosar la lista de caídos por la causa. Es decir, no puede venir ahora alguien señalando al asesino porque se lo ha contado fulanito. Ese PJ estará muerto de inmediato.

Las faltas como las aceleraciones cuánticas de PJ (vamos, de querer oír la conversación a toda costa y estirarse una oreja para ver si pilla algo) serán tratadas de forma más, digamos, lúdica. Las taras temporales, como el miedo a un color la imposibilidad de encontrarse en un sitio en el que haya un número determinado de personas, la ira ciega al ver un objeto en concreto... estarán a la orden del día. Y esas acciones tienen consecuencias en los otros PJ...

Bueno, lo dicho. Que tengáis cuidado.

Navegación

[0] Índice de Mensajes

[9] Índice del Foro

[#] Página Siguiente

[*] Página Anterior

Ir a la versión completa