Salón Recreativo > No Way Back

Alt.NWB - Archivo 2: La Fortaleza

Navegación

(1/53) > >>

ayrendor:
Estoy seguro que todos habéis oído hablar de los libros "Elige tu propia aventura". En el caso de que alguno no, aquí va una pequeña explicación:

"Una serie de libros juveniles de hiperficción explorativa, también conocidos como «libros juego», en los que el lector toma decisiones sobre la forma de actuar de los personajes y modifica así el transcurrir de la historia. En un inicio, la serie se publicó en inglés bajo el sello de Bantam Books, de 1979 a 1998. Las primeras traducciones al español se publicaron en los años 80."


(click to show/hide)


En primer lugar quiero responder a cuatro preguntas:

1º- ¿Tiene esto alguna relación o incidencia directa sobre esto: Acto I?

Si, es inevitable que aunque yo maneje el barco rayd lea, se entere y decida coger cosas. Además el goteo de información lo decidimos por consenso.

2º- ¿Puedo leerme las historias de forma independendiente al NWB normal ?

Por supuesto, todo depende del afán de conocimiento que tengáis. Progresivamente estas historias irán cubriendo aspectos que no se afrontan en la trama principal.  

3º-¿Donde puedo quejarme de que no entiendo nada o soltar chorradas?

Pues donde siempre El gran (mentira) hilo para comentar...

4º- ¿Donde me quejo de que no me gusta la historia, no me parece coherente/creíble cierto aspecto?

Pues en el hilo del Feedback. Agradeceré cualquier comentario sobre como corregir o mejorar mi forma de escribir. Llevo inactivo algo más de año y medio si no me equivoco, así que es de esperar que cometa fallos. Por otro lado la orcografía en mi caso falla muchas veces, también agradezco correcciones.




Aquí comienza mi pequeña aventura en solitario  :$

ayrendor:
Luz. Eso es todo en lo que puedes pensar mientras consigues concentrarte lo suficiente para saber donde estas. Tu cuerpo esta entumecido por el frío y apenas puedes moverte. Lentamente te incorporas desde el suelo, estiras tu cuerpo tratando de recuperar la movilidad de tus articulaciones y unos segundos después te invade la situación de que hoy no será un buen día.

Media hora más tarde una figura sale de la arboleda junto a la “Native Village of Barrow”. De lejos parece un vagabundo mal nutrido, pero de cerca se pueden apreciar rasgos jóvenes bajo la mugre que cubre su rostro. Lleva días durmiendo a la intemperie, y en sus pantalones el barro y la tela comienzan a fusionarse de forma definitiva.
Su nombre es Sean y hasta hace dos días se dedicaba a trapichear en aquella pequeña comunidad al Norte de Alaska. Nunca había sido ambicioso, su único objetivo había sido sobrevivir y complacer a quienes llevaban las cuentas. Su ámbito de actuación eran los menores de edad, lo cual era lógico ya que, a pesar de tener ya casi veinte años, conservaba una cara aniñada. Era muy cuidadoso en su trabajo y rara vez había tenido un problema, al menos hasta la semana pasada cuando se desató el infierno.

El nombre del comprador era James. Nunca llego a conocer su apellido, ni siquiera lo había considerado relevante para un chanchullo tan simple. La entrega se realizaba junto al lago Isatkoak, alrededor del mediodía, cuando la policía realizaba el cambio de turno. James parecía un tipo jovial, vestía bien y echaba un ligero tufillo a colonia barata. Era el típico vecino americano, eso sí con la ligera variante de que se hinchaba a cocaína. Sean no fue capaz de predecir que aquel objeto negro que sacaba del interior de su americana no era la cartera. La descarga del tasser le dio de lleno en el hombro y le aturdió. No duró mucho tiempo, pero si el suficiente para que James condujera hasta el aeropuerto y tratara de tomar un avión. Ahora mismo debía estar pudriéndose en los calabozos de alguna ciudad cercana.
Los jefes de Sean no se tomaron el fracaso con una actitud positiva. La deuda ascendía a unos quinientos dólares, cifra muy por encima de lo que Sean podía afrontar a corto plazo. Tuvo dos días para intentar reunir el dinero. El muchacho decidió que mejor emplear ese tiempo en conseguir un refugio donde esconderse hasta conseguir salir de aquel páramo helado.

La situación era cada vez más insostenible. El mal tiempo no había azotado la zona pero las temperaturas cada día le parecían más bajas. Quizá el no comer bien estaba debilitando su cuerpo, o al menos eso quería creer Sean. Era cuestión de tiempo que le encontraran, y si la cosa seguía así, posiblemente solo encontrarían un cuerpo helado al que culpar.

Tiene todo un día por delante para tratar de buscar una solución. Sólo hay dos formas de encontrar dinero: ir al instituto de Barrow a tratar de conseguir dinero o al “Samuel Simmonds Memorial Hospital” a robar algo. Las oportunidades de éxito son nulas, sin contar el riesgo que supone ir hasta la parte Sur de la ciudad, pero no te queda otra opción.


¿Qué hacer?

(click to show/hide)Ir hasta el instituto a ver si consigues algo de dinero.
(click to show/hide)Al hospital, quizá consigas mangar algo de valor (no es la primera vez)

raul_isl:
A mangar!

Ray:
Al hospital, quizá consigas mangar algo de valor (no es la primera vez)

Poison Gilr:
Mangar

Navegación

[0] Índice de Mensajes

[9] Índice del Foro

[#] Página Siguiente

Ir a la versión completa