Noticias:

Ya vuelve a ser Navidad en El Corte Inglés

Menú Principal

Dogan 019 - Archivo

Iniciado por ayrendor, 09 de Mayo de 2011, 02:01

0 Miembros y 1 Visitante están viendo este tema.

ayrendor

#10
Archivo 1 - Frío

Luz. Eso es todo en lo que puedes pensar mientras consigues concentrarte lo suficiente para saber donde estas. Tu cuerpo esta entumecido por el frío y apenas puedes moverte. Lentamente te incorporas desde el suelo, estiras tu cuerpo tratando de recuperar la movilidad de tus articulaciones y unos segundos después te invade la situación de que hoy no será un buen día.

Media hora más tarde una figura sale de la arboleda junto a la "Native Village of Barrow". De lejos parece un vagabundo mal nutrido, pero de cerca se pueden apreciar rasgos jóvenes bajo la mugre que cubre su rostro. Lleva días durmiendo a la intemperie, y en sus pantalones el barro y la tela comienzan a fusionarse de forma definitiva.
Su nombre es Sean y hasta hace dos días se dedicaba a trapichear en aquella pequeña comunidad al Norte de Alaska. Nunca había sido ambicioso, su único objetivo había sido sobrevivir y complacer a quienes llevaban las cuentas. Su ámbito de actuación eran los menores de edad, lo cual era lógico ya que, a pesar de tener ya casi veinte años, conservaba una cara aniñada. Era muy cuidadoso en su trabajo y rara vez había tenido un problema, al menos hasta la semana pasada cuando se desató el infierno.

El nombre del comprador era James. Nunca llego a conocer su apellido, ni siquiera lo había considerado relevante para un chanchullo tan simple. La entrega se realizaba junto al lago Isatkoak, alrededor del mediodía, cuando la policía realizaba el cambio de turno. James parecía un tipo jovial, vestía bien y echaba un ligero tufillo a colonia barata. Era el típico vecino americano, eso sí con la ligera variante de que se hinchaba a cocaína. Sean no fue capaz de predecir que aquel objeto negro que sacaba del interior de su americana no era la cartera. La descarga del tasser le dio de lleno en el hombro y le aturdió. No duró mucho tiempo, pero si el suficiente para que James condujera hasta el aeropuerto y tratara de tomar un avión. Ahora mismo debía estar pudriéndose en los calabozos de alguna ciudad cercana.
Los jefes de Sean no se tomaron el fracaso con una actitud positiva. La deuda ascendía a unos quinientos dólares, cifra muy por encima de lo que Sean podía afrontar a corto plazo. Tuvo dos días para intentar reunir el dinero. El muchacho decidió que mejor emplear ese tiempo en conseguir un refugio donde esconderse hasta conseguir salir de aquel páramo helado.

La situación era cada vez más insostenible. El mal tiempo no había azotado la zona pero las temperaturas cada día le parecían más bajas. Quizá el no comer bien estaba debilitando su cuerpo, o al menos eso quería creer Sean. Era cuestión de tiempo que le encontraran, y si la cosa seguía así, posiblemente solo encontrarían un cuerpo helado al que culpar.

Tiene todo un día por delante para tratar de buscar una solución. Sólo hay dos formas de encontrar dinero: ir al instituto de Barrow a tratar de conseguir dinero o al "Samuel Simmonds Memorial Hospital" a robar algo. Las oportunidades de éxito son nulas, sin contar el riesgo que supone ir hasta la parte Sur de la ciudad, pero no te queda otra opción.


Cita de: Maxus en 17 de Marzo de 2012, 19:07Todos tenemos derecho a ser una personalidad de Ayr. Lo pone en algún sitio de la Constitución uhm

Cita de: PsyroUna vez un zubat atacó a rayd y estaba tan confuso que fue a casa de ayrendor a pegarle una paliza.

Cita de: Idunne en 17 de Enero de 2012, 17:52
Cita de: khalanos en 17 de Enero de 2012, 17:13
Cita de: Skiles en 17 de Enero de 2012, 16:33Bleach

one piece?

Jungle Wa Itsumo Hare Nochi Guu

ayrendor

Barrow es una ciudad pequeña, apenas llega a los 4000 habitantes, y como tal apenas tiene dos líneas de autobús. El frió no trata bien a los grandes armatostes mecanizados así que las condiciones del vehículo no son las mejores.  Aquel autobús tenía por lo menos veinte años y sonaba como un cortacésped escacharrado. Sean no desentonaba nada en los asientos traseros rasgados y desteñidos. Su mirada estaba fija en la calle mientras el bus descendía por la leve pendiente que marcaba la costa. No podía permitir que nadie le viera, se sentía como un pájaro enjaulado.

El bus se detuvo con dificultad en el cruce múltiple de la calle Stevenson. Sean aprovecho que la calle estaba desierta para dirigirse a la parte trasera del hospital con mayor tranquilidad. No era un lugar agradable para él. No podía evitar recordar el calvario que había supuesto la enfermedad de su abuela. Desde aquel momento toda su vida parecía haber ido cuesta abajo sin frenos hasta el día de hoy. Un par de estudiantes que se dirigían a sus clases matutinas le alertaron de que estaba bajando la guardia. Vació su mente y siguió hacia la gran mole del hospital.

Unos cinco minutos después había llegado a la tienda "Barrow Utilities & Electric" donde varios camiones se encontraban descargando mercancías. Demasiado ocupados en su dura tarea no repararon en su presencia. Más adelante le esperaban las puertas traseras del hospital que normalmente permanecían cerradas. Sean había descubierto dos años atrás que hacía falta solo un poco de maña, y un ligero golpecillo, para abrirlas. Sin embargo, la autoridad no parecía dispuesta a permitirle entrar. Dos coches estaban estacionados en la parte trasera haciendo guardia. Por una de las ventanillas del coche más cercano escapa el humo de un cigarrillo, con los policías allí no podía arriesgarse. Era hora de pensar en un plan B.


Cita de: Maxus en 17 de Marzo de 2012, 19:07Todos tenemos derecho a ser una personalidad de Ayr. Lo pone en algún sitio de la Constitución uhm

Cita de: PsyroUna vez un zubat atacó a rayd y estaba tan confuso que fue a casa de ayrendor a pegarle una paliza.

Cita de: Idunne en 17 de Enero de 2012, 17:52
Cita de: khalanos en 17 de Enero de 2012, 17:13
Cita de: Skiles en 17 de Enero de 2012, 16:33Bleach

one piece?

Jungle Wa Itsumo Hare Nochi Guu

ayrendor

A Sean no le hace falta pensar mucho para darse cuenta del siguiente paso lógico. Si los mozos no se habían dado cuenta de su presencia mientras descargaban, eran altas las probabilidades de que se pudiera colar sin mayor problema. Cuando se aproxima de vuelta al establecimiento puede ver como el ritmo ha aumentado considerablemente. Las cajas vuelan desde los camiones al interior del edificio. El número de trabajadores parece haberse multiplicado. El sigilo no le serviría de nada, era necesario ser cuidadoso y preciso.
Hay unos diez metros de distancia entre el camión más cercano y la puerta. Nunca había sido muy bueno con los números pero era capaz de calcular los tiempos de cada mozo en transportar las cajas. Apenas hay treinta segundos entre cada uno de ellos. Vocalizó las operaciones en susurros varias ocasiones y tomó la decisión.

Caminar con naturalidad no era la mayor habilidad de Sean. Los últimos días viviendo al límite solo habían acentuado su tendencia a caminar como alguien que busca problemas. Se colocó junto al borde trasero del camión con los brazos extendido esperando la caja. El hombre de dentro del camión se la pasó con rapidez, había colado. Apenas había recorrido dos metros cuando una voz le detuvo.

-¡Eh, chaval! – la voz quedaba oculta entre las sombras y no había forma de saber si le había descubierto -. ¡Se te olvida la gorra!

Aquel tipo le lanzo la gorra desde la oscuridad. Sean la cazo al vuelo y se caló la visera tapándose los ojos. Se dio media vuelta y se metió por la amplia puerta de color rojo. No tenía ni idea por donde ir, así que siguió a su instinto por los pasillos oscuros de la trastienda.

Finalmente, llegó hasta un pequeño armario que parecía repleto de recambios de piezas de motor. Podía sacarse una buena suma vendiéndolas a los chatarreros. Decidió hacer un cambio de los productos invendibles de la caja por las piezas. Al terminar la caja pesaba considerablemente.

Sean tampoco era bueno orientándose, así que el camino de vuelta no fue fácil. Una ligera luz parecía ubicarse al final del sexto pasillo que recorría. La duda de si avanzar retenía quieto en su posición. Unos pasos le liberaron de su parálisis y le hicieron decidirse a seguir adelante. La puerta no daba a la salida, pero si a un garaje de tamaño medio con dos camionetas de reparto. Ambas tienen las puertas traseras abiertas de par en par, parecen cargadas para realizar los pedidos correspondientes. Cada una de ellas tiene un cartel diferente en la puerta. Las voces se aproximan por el pasillo y van a descubrirte de un momento a otro.


Cita de: Maxus en 17 de Marzo de 2012, 19:07Todos tenemos derecho a ser una personalidad de Ayr. Lo pone en algún sitio de la Constitución uhm

Cita de: PsyroUna vez un zubat atacó a rayd y estaba tan confuso que fue a casa de ayrendor a pegarle una paliza.

Cita de: Idunne en 17 de Enero de 2012, 17:52
Cita de: khalanos en 17 de Enero de 2012, 17:13
Cita de: Skiles en 17 de Enero de 2012, 16:33Bleach

one piece?

Jungle Wa Itsumo Hare Nochi Guu

ayrendor

La furgoneta de la derecha parece tener mayor espacio para ocultarse de los trabajadores. Sean se acomodó entre las cajas de tal forma que su anatomía quedara a salvo de cualquier  mirada. No fue necesario ya que aquellos hombres resultaron ser los conductores de las camionetas. Cerraron las puertas con un fuerte golpe y se fueron a la cabina. El rugido del motor le ensordeció durante unos segundos, luego se dejo llevar por el ruido hacia el mundo de los sueños.

Estaba en un campo de verde hierba que se extendía en todas las direcciones. El sol resplandecía en un cielo impoluto de tonos morados. Grupos de niños jugaban entre ellos a perseguirse. Sean quería salir a correr, a disfrutar del día y olvidarse de todo, pero no podía. Un fortín de cajas de cartón le mantenía encerrado, sin posibilidad de moverse o escapar. Se estaba hartando de tratar de romper la puerta cuando el caballero azul apareció frente a él. Portaba una espada de luz en su mano derecha y se movía como si su cuerpo fuera de humo. Sean trató de escapar de sus palabras inteligibles, rehuyó el contacto con aquel monstruo, pero le había acorralado. Su brazo difuso se clavo en el hombro y le provoco dolor. Parecía como si una tenaza de metal tratara de arrancarle el deltoides. Sean extendió los brazos con fuerza hacia la figura y para su sorpresa retrocedió. El fortín de cajas se vino abajo y sólo quedo la oscuridad.

La voz ahora llegaba más cercana pero era incomprensible. En ese momento fue consciente de que se había dormido y que le habían descubierto. Se tambaleó para ponerse de pie y echo a correr. Por el camino empujo al monstruo azul convertido ahora en un uniformado trabajador. Perdió el sentido de la orientación subiendo escaleras y atravesando pasillos. Finalmente apareció en un lujoso corredor bien iluminado. La moqueta del suelo despedía un olor fuerte a ambientador. Se apoyó en la pared tratando de recobrar el equilibrio. Trató de relajarse para poder poner en orden sus pensamientos. En ese momento tuvo la sensación de que le observaban. Giro la cabeza hacia el fondo del pasillo y le reconoció al instante. Nathan Estacado, el enlace de los traficantes de drogas en el ayuntamiento, tenía sus ojos claros clavados en él. Su ceño fruncido denotaba la ira acumulada durante los últimos días. Posiblemente estaban preocupados por si a Sean se le hubiese ocurrido contar a la policía toda la historia, pero él no estaba dispuesto a quedarse ahí esperando para descubrirlo.


Cita de: Maxus en 17 de Marzo de 2012, 19:07Todos tenemos derecho a ser una personalidad de Ayr. Lo pone en algún sitio de la Constitución uhm

Cita de: PsyroUna vez un zubat atacó a rayd y estaba tan confuso que fue a casa de ayrendor a pegarle una paliza.

Cita de: Idunne en 17 de Enero de 2012, 17:52
Cita de: khalanos en 17 de Enero de 2012, 17:13
Cita de: Skiles en 17 de Enero de 2012, 16:33Bleach

one piece?

Jungle Wa Itsumo Hare Nochi Guu

ayrendor

Sean arrancó a caminar tambaleándose en dirección opuesta a Estacado. El pasillo no era demasiado largo y desemboca en una amplia escalera descendente. Agarrándose del pasamanos bajó escalón por escalón, mientras trataba de no pensar en los preciosos metros que su perseguidor debía estar ganando. No había llegado al tramo final cuando una mano fría y sudorosa le agarró con autoridad el cuello. La voz fría, y ligeramente estridente, de Nathan Estacado se coló por su oído.

-Vaya, quien me iba a decir que habría alguna rata aquí -  la respiración de Estacado provocó un escalofrío que recorrió la espalda de Sean -. Se de algunos amigos que se van a alegrar de verte.

Intentó forcejear pero aun se encontraba demasiado mareado para conseguir un mínimo efecto. Estacado le estaba obligando a bajar hasta el final sin aflojar su presa. En apenas media hora estaría en manos de los traficantes, y después sólo Dios sabía donde podía acabar.

-Espero que seas amable y no montes un espectáculo mientras salimos - le sugirió el mafioso mientras se regodeaba de su situación-. Ninguno de los dos queremos que esto acabe en manos de la policía.

-¡Que te follen! - balbuceó, y mientras lo decía se daba cuenta que bastante mejor era terminar en un centro penitenciario que muerto -. Espero que tengas huevos de hierro...

Estacado no tiene tiempo a más que formular a medias una pregunta antes de que Sean lance su codo directo a las gónadas de su captor. El golpe no llega ni a ser doloroso, pero si lo suficientemente molesto para darle una oportunidad para liberarse. Sean se dejó caer por los restantes escalones hasta el hall. No le cuesta mucho llamar la atención de los policías que custódian la puerta, pero es consciente de que no será capaz de llegar hasta ellos andando. A su lado, una secretaría demasiado ocupada en su fajo de folios para percatarse del cuerpo caído en el suelo, se presenta como la oportunidad perfecta para armar algo de barullo. Un ligero empujón, un gritito de sorpresa y miedo de la mujer, y ya tiene a los policías dirigiéndose hacia él.

Antes de que pueda darse cuenta ya ha sido reducido, aunque no ha opuesto resistencia alguna, y está siendo arrastrado hacia el exterior. Estacado queda atrás, intimidado por la presencia policial. Puede que no haya ganado su libertad pero al menos si algo de tiempo.


Cita de: Maxus en 17 de Marzo de 2012, 19:07Todos tenemos derecho a ser una personalidad de Ayr. Lo pone en algún sitio de la Constitución uhm

Cita de: PsyroUna vez un zubat atacó a rayd y estaba tan confuso que fue a casa de ayrendor a pegarle una paliza.

Cita de: Idunne en 17 de Enero de 2012, 17:52
Cita de: khalanos en 17 de Enero de 2012, 17:13
Cita de: Skiles en 17 de Enero de 2012, 16:33Bleach

one piece?

Jungle Wa Itsumo Hare Nochi Guu

ayrendor

Las calles de la ciudad solían estar siempre más concurridas en la zona Sur de la ciudad. Era el centro administrativo y turístico, si es que alguien quisiera visitar esa ciudad situada en el culo del mundo.

Sean era aquella mañana el centro de la miradas. Escoltado por un policía diferente a los que le habían esposado se sentía muy seguro. Estacado no se había atrevido a acercársele después del alboroto, aunque no albergaba duda de que había puesto al tanto a sus jefes de la situación.  El cuerpo de policía de Barrows no tenía demasiados vehículos, por tanto, el agente que escoltaba a Sean iba a pie. El paseo había despejado lo suficiente la mente del chico como para considerar el volver a escapar. Durante los primeros minutos de su cautiverio se había planteado dejarse conducir hasta la comisaría situada al final de la calle Kiogak, pero no podía confiar en que allí los traficantes no tuvieran contactos. Después de todo, Barrows tenía más de pueblo que de ciudad. El agente situado a su espalda no le permitía una total libertad de movimientos. Podía parecer andrajoso y desorientado,  pero aquel tipo sabía que estaba más despierto que lo quería aparentar.

Su oportunidad llego en el cruce de Firelane con Kiogak. En una de sus esquinas se encontraba una tienda de televisores a la vieja usanza, con varios plasmas situados de cara al público mostrando un canal de noticias. Una serie de gráficos querían expresar unos descensos drásticos de algo, que debido a la distancia entre el televisor y Sean, no podía descifrar. El policía se había distraído un poco, aunque no había apartado su mano de las esposas. Cuando se dirigieron a cruzar la calle Sean realizó su jugada, y mientras se disculpaba, se agacho para atarse los cordones de sus botas al borde de la acera. Tras unos segundos demostrando una fingida torpeza, el propio agente se agacho a ayudarle. Sean cargó su peso al lado izquierdo contra las piernas de aquel hombre mientras se preparaba para levantarse y hacerle caer. Con suerte solo se golpearía levemente contra alguno de los coches que pasaban tras golpearse con el asfalto. Y si ocurría algo peor nadie podría culparle por haber resbalado por el deslizante suelo.

La maniobra duró apenas unos segundos sin que nadie se percatará de las intenciones de Sean. El policía cayó de medio lado golpeándose el brazo y el costado. Los coches pudieron verlo con antelación,  y el más cercano freno de modo que sólo golpeó la cabeza del agente de la ley. Los transeúntes se acercaron a ver que ocurría al mismo tiempo que el chico retrocedió. Ahora debía decidir que dirección tomar para despistarle.


Cita de: Maxus en 17 de Marzo de 2012, 19:07Todos tenemos derecho a ser una personalidad de Ayr. Lo pone en algún sitio de la Constitución uhm

Cita de: PsyroUna vez un zubat atacó a rayd y estaba tan confuso que fue a casa de ayrendor a pegarle una paliza.

Cita de: Idunne en 17 de Enero de 2012, 17:52
Cita de: khalanos en 17 de Enero de 2012, 17:13
Cita de: Skiles en 17 de Enero de 2012, 16:33Bleach

one piece?

Jungle Wa Itsumo Hare Nochi Guu

ayrendor

El viento agitaba su pelo mientras la respiración entrecortada ocultaba el sonido de su corazón. El descampado, que unía las calles Kiogak y Egasak, tenía una distancia de unos cuatrocientos metros plagados de zonas heladas, socavones y barrizales. Mantener el equilibrio estando esposado no era tan sencillo como podía parecer a primera vista, en más de una ocasión había estado a punto de tropezar. Fue precisamente su empeño en no reducir la velocidad lo que ocasiono el primer problema de su huida. Cuando estaba llegando a la mitad del terreno su pie se posó sobre un tronco de árbol con la superficie helada. Todo podría haberse quedado en un simple traspié, pero la energía que llevaba le impulso hacia delante. No fue hasta que trató de levantarse que fue consciente del golpe en el tobillo. Dentro de su cabeza comenzó a formarse la idea de que rendirse era la mejor opción. Sería tan fácil quedarse allí tumbado a descansar unas horas. Podría reposar e idear un buen plan, no es que hoy le hubiera ido muy bien pero si que había tenido buenas ideas. Pronto desecho la idea, no era propio de él rendirse, seguiría adelante hasta las últimas consecuencias.

Veinte minutos después había logrado salir del descampado aun más sucio, si es que eso era posible, que como había entrado. No podía caminar con facilidad, por lo que necesitaba un medio de transporte. Por suerte para Sean las camionetas con la parte trasera descubierta proliferan en la ciudad. Se incorporó en la primera que pudo que iba en dirección a la calle Stevenson, pasaría necesariamente cerca de una zona peligrosa pero era la única dirección que le aproximaría al hospital.

El vehículo sonaba aun peor que el autobús que había código aquella mañana. Sean se preguntaba como aquellas piezas oxidadas no se separaban con los esfuerzos a los que era sometida la camioneta. Esa idea deriva en otra, y así sucesivamente mientras sigue su camino. Tan ensimismado se queda en sus pensamientos que no se percata de la presencia del Mustang azul que parece haber decidido que tiene el mismo destino que la camioneta, como tampoco se da cuenta de que sus ocupantes le conocen demasiado bien. La mente de Sean está demasiado ocupada pensando en donde encontrar curación para su malparado tobillo. Dos destinos se dibujan en su mente...



Cita de: Maxus en 17 de Marzo de 2012, 19:07Todos tenemos derecho a ser una personalidad de Ayr. Lo pone en algún sitio de la Constitución uhm

Cita de: PsyroUna vez un zubat atacó a rayd y estaba tan confuso que fue a casa de ayrendor a pegarle una paliza.

Cita de: Idunne en 17 de Enero de 2012, 17:52
Cita de: khalanos en 17 de Enero de 2012, 17:13
Cita de: Skiles en 17 de Enero de 2012, 16:33Bleach

one piece?

Jungle Wa Itsumo Hare Nochi Guu

ayrendor

El restaurante Osaka era sin lugar a dudas el mejor paradero que podía encontrar. Además de ser el más cercano, contaba con que Aya, una de las camareras y vieja conocida suya, estuviera realizando su turno a esa hora. La había conocido en el segundo año de instituto cuando aun se molestaba en asistir a las clases. Ella no era precisamente una lumbrera pero se defendía bastante mejor que Sean en la mayoría de las materias. Posiblemente Aya era con quien había tenido una relación más cercana en toda su vida. Sin embargo, Sean la había expulsado de ella cuando comenzó a darse cuenta de que cuando juegas con fuego es imposible que alguien no salga quemado.

El fluorescente de la ventana con la palabra "OPEN" le dio la bienvenida. Al lado de la ventana un gran cartel rezaba que se servían rollos de Sushi y Teriyaki todo el día. Sean opinaba que algo de Teriyaki no le vendría mal para aliviar el dolor del tobillo. La puerta se abrió con suavidad hacia un estrecho y vació recibidor. Sean se tomó la libertad de avanzar hasta el comedor buscando señales de vida. Parecía haber movimiento en la cocina, así que decidió probar suerte.

-¿Aya? - dijo timidamente-. ¿Estas ahí detrás?

Unos segundos después la joven salió por la puerta uniformada, con cara de pocos amigos y un paño en la mano derecha. Tardó unos segundos en reconocerle y sonreír.

-Mira a quien ha traído el diablo hasta mi puerta - se acerco acelerada a Sean y le paso el paño por el rostro-. Deberías cuidarte mejor si no quieres que te confundan con un matorral.

-Si supieras el día que llevo me considerarías afortunado. Me duele mucho el tobillo. ¿Podríamos ir hasta la cocina?

-Claro, no quiero imaginar la cara que pondrá alguien como entre y te vea así - le respondió mientras le ayudaba a continuar el camino a la cocina-. Tampoco te vendría mal una ducha...

Sean se dejo arrastrar hacia la parte trasera del restaurante. Al entrar en la cocina vio su reflejo en el espejo de la pared, realmente parecía un matorral con todo aquel marrón negruzco por la cara. Ya no íbamos a hablar de su ropa que casi se había degradado al nivel de harapos. Iba a tener que conseguir algún recambio proximamente.
Aya no hizo muchas preguntas. Era bien sabido por ella a que se había dedicado Sean durante los últimos años. No podía contar las ocasiones en las que le había pedido que lo dejara y tratara de encontrar un trabajo normal. Pero el dinero fácil le gustaba demasiado como para parar. Así había terminado en aquel pozo de mierda.

Durante veinte minutos aquella cocina se convirtió en un pequeño oasis en el largo y árido desierto de su día. Pero poco tardo en volverse un espejismo. Peter Skarver y Ernest Wayne le devolvieron a la realidad. Ambos habían recibido la llamada de Estacado apenas hacía una hora dándoles el aviso. Habían localizado a Sean mientras patrullaban la zona en el Mustang azul del hermano de Ernest. No entraron al local directamente en espera de una autorización por parte del jefe. Ahora tenían vía libre para cobrar la deuda.

-Sal de aquí zorra -dijo Peter con voz ronca-. No vuelvas a no ser que quieras un tatuaje nuevo en la cara -continuó mientras sonreía macabramente. Aya se encogió de miedo.

-Será mejor que le hagas caso pequeña -susurro Ernest cerca del oído de ella-. No te gustaría estar aquí dentro de un momento.

La mirada de Aya se cruzó con la de Sean durante unos segundos. Después abandonó la cocina a toda prisa. Sean no la podía culpar, no tenía ninguna obligación de quedarse allí a ver como recibía su castigo. Era hora de enfrentarse a sus demonios personificados en aquellos dos matones.


Cita de: Maxus en 17 de Marzo de 2012, 19:07Todos tenemos derecho a ser una personalidad de Ayr. Lo pone en algún sitio de la Constitución uhm

Cita de: PsyroUna vez un zubat atacó a rayd y estaba tan confuso que fue a casa de ayrendor a pegarle una paliza.

Cita de: Idunne en 17 de Enero de 2012, 17:52
Cita de: khalanos en 17 de Enero de 2012, 17:13
Cita de: Skiles en 17 de Enero de 2012, 16:33Bleach

one piece?

Jungle Wa Itsumo Hare Nochi Guu

ayrendor

Bien, Sean tenía aproximadamente un minuto antes de que le empezaran a fundir a hostias. No era muy alentador pero era suficiente para pasar su mirada por las cosas que estaban a mano. ¿Instrumentos afilados o punzantes? Cero. Lo más contundente es una ancha sartén situada sobre el fogón apagado junto a su mano izquierda que con suerte dejaría fuera de combate a alguno de los dos tipos. Era la última bala en la recámara del maltrecho revolver que era Sean.

Ernest fue el que se aproximó primero deslizándose por el limpio suelo de la cocina. El traje amplio de color oscuro le quedaba grande pero aquello no parecía importarle. Sus movimientos recordaban a un gangster salido de una película de los años setenta.

-Esto va a doler lo justo chico -la sonrisa en sus labios parecía decir todo lo contrario. Siguió acercándose lentamente hasta quedar a apenas medio metro de Sean.

-Sólo no pongas más problemas, ya tienes al jefe hasta los cojones -dijo Peter dos metros más allá con un tono muy serio.

Sean fingió aparte la mirada con miedo, lo cual no le costó mucho pues en el fondo estaba acojonado. Esperó en tensión a que Ernest cargara todo el peso sobre una pierna antes de golpear y entonces lanzó su mano al mango de la sartén. Todo ocurrió muy rápido, tanto que Sean no sabría explicar lo que pasó con claridad.

En primer lugar Ernest encajó un buen sartenazo en la cabeza que lo derribó. La vibración ascendió por el brazo de Sean tras el golpe pero no dejo caer la improvisada arma. A duras penas avanzó cinco pasos hacia Peter que ya iba en su camino. Lanzó la sartén a apenas un metro con la intención de pillarle por sorpresa. Su éxito fue limitado, Peter recibió un golpe en el costado que le doblo por la mitad, aunque no lo bastante fuerte para quedar inconsciente. Cojeó en dirección a la entrada del restaurante a toda prisa pero antes de que pudiera darse cuenta estaba rodando por los suelos. Descargó sus puños sobre la masa que ahora le presionaba desde arriba. Unos ruidos guturales fue la única respuesta que obtuvo, supuso que provenían de la garganta de Peter que, a pesar de no estar gordo, tenía muchos problemas respiratorios. Fue un golpe casual en la entrepierna lo que le otorgó libertad para seguir avanzando. La voz de Peter maldiciendo le llegaba desde su espalda.

-¡No huyas hijo de la gran puta!-chillo como un cerdo-.¡Te voy a cortar en pedazos!

Y esa era precisamente su intención. De el interior de la chaqueta saco un pequeño cuchillo de unos cuatro centímetros. Cogió aire con dificultad y avanzado a grandes zancadas hacía un desesperado Sean que se había volteado para mirarle. Los movimientos de Sean fueron instintivos y, posiblemente, solo tuvo éxito debido a la obcecación de Peter en clavarle el arma. Sean realizó un movimiento parabólico con la silla de mimbre más cercana que culminó con un impacto en la cabeza del matón. El sonoro "crak" proveniente del cráneo de Peter quedó disimulado por el sonido de la silla al romperse. No era momento de quedarse a esperar, había sobrevivido, ahora si tocaba correr, o en su caso cojear, a un lugar más seguro.


Cita de: Maxus en 17 de Marzo de 2012, 19:07Todos tenemos derecho a ser una personalidad de Ayr. Lo pone en algún sitio de la Constitución uhm

Cita de: PsyroUna vez un zubat atacó a rayd y estaba tan confuso que fue a casa de ayrendor a pegarle una paliza.

Cita de: Idunne en 17 de Enero de 2012, 17:52
Cita de: khalanos en 17 de Enero de 2012, 17:13
Cita de: Skiles en 17 de Enero de 2012, 16:33Bleach

one piece?

Jungle Wa Itsumo Hare Nochi Guu

ayrendor

Sean tuvo que detenerse. Su tobillo parecía haberse hinchado desde el golpe inicial. El gemelo de la extremidad opuesta amenazaba con subírsele cada vez que disminuía su ritmo. Había llegado a la parte superior de la ciudad rodeando la orilla del lago Isatkoak. El sol comenzaba su lento descenso mientras el estomago del muchacho rugía de hambre. No paraba de lamentarse de no haber aprovechado la oportunidad de recoger comida. Pero era consciente de que necesitaba cuidados para la fractura que acarreaba de forma más urgente. No podía acudir al hospital con la policía y los matones buscándole. ¿Qué tenía preferencia, sanar o esconderse?


Cita de: Maxus en 17 de Marzo de 2012, 19:07Todos tenemos derecho a ser una personalidad de Ayr. Lo pone en algún sitio de la Constitución uhm

Cita de: PsyroUna vez un zubat atacó a rayd y estaba tan confuso que fue a casa de ayrendor a pegarle una paliza.

Cita de: Idunne en 17 de Enero de 2012, 17:52
Cita de: khalanos en 17 de Enero de 2012, 17:13
Cita de: Skiles en 17 de Enero de 2012, 16:33Bleach

one piece?

Jungle Wa Itsumo Hare Nochi Guu

Últimos mensajes

Adivina la película de Paradox
[Hoy a las 17:46]


El gran hilo para adorar a la peña o del fardar. de M.Rajoy
[12 de Junio de 2024, 08:52]


El gran hilo para animar a la peña de M.Rajoy
[12 de Junio de 2024, 08:47]


Mininoticias de M.Rajoy
[11 de Junio de 2024, 13:12]


Holaaaaa de Paradox
[07 de Junio de 2024, 09:57]